17 de noviembre de 2008

La existencia de Dios

La mayoría de los autorotulados ateos (o agnósticos, no me vengan con sutilezas a ésta hora de la madrugada) no descreemos de la existencia de Dios, sino más bien de su bondad o de que tenga un propósito rector para la existencia humana. Dicho de otra manera: uno no es ateo por no creer en Dios, sino por pensar que existe pero es un REVERENDO HIJO DE PUTA. De esta manera es más fácil conciliar la existencia de este Universo imperfecto con la de un Ser Supremo que todo lo sabe y todo lo puede. Así es como se explican aparentes paradojas como la que me vino a la mente esta mañana: ¿Por qué el pan dejado a la intemperie se seca, y en cambio las galletitas de agua no conservadas bajo siete canceles herméticos se humedecen? La existencia de un Dios benevolente causaría el efecto contrario: pan y galletitas seguirían como los dejamos, para ser consumidos en la plenitud de su gloria gastronómica en cualquier momento que nos parezca. La inexistencia de Dios, y por lo tanto un Universo regido por las Ciegas Leyes de la Naturaleza, causaría un efecto indiscriminado: o bien tanto el pan como las galletitas se secarían, o bien ambos irían humedeciéndose hasta disolverse en una pasta acuosa. El estado actual de cosas es, por lo tanto, prueba irrefutable de que Dios existe, pero es mal tipo, y que dedica sus ratos de ocio a llevar las moléculas de agua, una por una, del pancito de ayer a la criollita indefensa sin su paquete protector. Habráse visto.

9 comentarios:

  1. Bueno comentar seguidamente a tamaña eminencia es un honor tammbién... aún quitandome la posibilidad de decir ¡Pri!
    ¡Viste Dios existe! Sino hubiera comentado primero yo.
    ¡Saludos Juanro!

    ResponderEliminar
  2. me resulta muchísimo más fácil pensar en moléculas de agua autopropulsadas, que en un ser supremo de esos que te quieren vender

    ResponderEliminar
  3. qué pasó ?!?!?
    qué pasó con mi comentario ???

    uy se lo tragó Dios

    ResponderEliminar
  4. y el otro???
    y el otro???

    Juanro please sacale esta cagada de verificación de palabra que entré en un loop

    aaaggghhh

    ResponderEliminar
  5. Karito La Cordobesa19 noviembre, 2008 15:21

    Mis saludos, bloggero!

    Otra prueba de la hijiputez del Señor, es el paso del tiempo en el cuerpo de uno: el dolor de rodillas, ponele... Para qué sirve? No tiene ni un sólo propósito útil. Si eso no es un signo del sadismo del Altísimo, no sé.

    (Galletas húmedas, puaj!)

    ResponderEliminar
  6. Nada de verificación de palabra. Acá se modera artesanalmente, que joder.

    ResponderEliminar
  7. No Gabaa, no seas escéptica. Dios existe. Lo comprobamos el otro día, cuando después de un mes de cagarrrrrrrrrrrnos de calor, el sábado casi nos morimos congelados en un casamiento en el medio del campo. Eso qué es si no es Dios que te quiere cagar la vida? Me lo podés explicar???

    ResponderEliminar