16 de junio de 2009

Amargo

Siguiendo con mi inconclusa, por no decir nunca empezada, línea de reivindicaciones otoño/invierno 2009, acá transcribo la letra de un tema que acabo de terminar (la letra; el tema ya peina canas) que posiblemente estrenemos en vivo el viernes. Para evitar intertextualizaciones y cosas raras, explicito: es un manifiesto a favor del esfuerzo, las cosas difíciles, en contra de los regalos y los resultados fáciles y a favor de todo lo que en el mundo en su justa medida pincha, pica, duele, arde y nos hace sentir vivos. No es un manifiesto masoquista. Bah, me hinché las pelotas. Dice así:

Yo la comida la prefiero con sal
cerveza amarga y los mates igual
que el sol me queme cuando salgo a pasear
y que haga frío cuando voy a acampar

(E) Y así la vida
me tengo que ganar
sin la mentira
¿como saber cuando vea la verdad?

Tajo certero de la angustia fatal
que marca el borde de la felicidad
que me recuerda lo que no hay que olvidar
y que me empuja si me empiezo a quedar

(Estribillo)

(Puente) En amores renuncia y opción
acechando la satisfacción
cicatrices que muestran quien soy
con orgullo de buen perdedor

Descubrí que es más fácil andar
cuesta arriba que tener que explicar

(Estribillo)

Adormecido por la comodidad
anestesiado de tanto trabajar
un trago amargo que me de el envión
para empezar por fin la revolución!

(Estribillo)

3 comentarios:

  1. Me gusta más la segunda parte que la primera. Desde "tajo certero" en adelante. Ta buena mi amor. Besos.

    ResponderEliminar
  2. No sé, no sé, tiene sus cosas buenas, algunas imágenes, pero... me resulta un tanto dislocada, si es que está bien usado el término. como que las partes no encajan.

    Como que no relaciono la última estrofa con el resto de la canción y lo de que sin la mentira no existe la verdad, mucho mucho no tiene que ver con el tema.

    Si, mi blog anda algo estancado, pero ese blog nació así y así morirá. Por ahora respira.

    ResponderEliminar
  3. Ah, si, coherencia. Una vez me hablaron de ella, pero nunca la supe reconocer.
    Te lo podría explicar, pero luego tendría que matarte. Dejémoslo mejor en la ortodoxia metafórica y ya. Saludos!

    ResponderEliminar